Emprendiendo para emprendedores.

emprendiendo

Me emociona profundamente esta nueva etapa de mi vida. En más de una ocasión la gente me decía que debía dedicarme a comunicar, pero pocas veces hice caso. Durante un tiempo tuve la oportunidad de escribir guiones, hice algo de radio, televisión y teatro, pero claro más como hobby que como carrera y mientras lo tuve me apasionó profundamente. Eso fue hace muchos años y un día simplemente lo archivé, como esas mil cosas que uno guarda por ahí, como un recuerdo bonito para ser contado.

La primera vez que visité un set de televisión, tenía 14 años y vivía en Asunción, Paraguay. Ese día fui a ver un programa para niños y cuando entré al set mi mundo cambió. Todo lo que había en ese espacio me pareció sacado de un lugar muy, muy lejano, todo era extraño, pero hermoso. En esos años las cámaras, las luces, los actores, era realmente difícil que te toparas con ellos. Eran como unos seres casi inalcanzables. Y en otra ocasión tuve que hacer un monólogo en el Teatro Municipal de Cámara de la ciudad de La Paz, Bolivia. Las secuelas que dejaron en mi vida esos dos años de ejercicios y ensayos, fueron reveladoras. “Se abrió la caja de Pandora” dijo el que era mi Director y hoy gran amigo, Rodrigo Ayo.

Estos dos eventos, siempre están en mi mente y todavía me hacen soñar. Dicen que para encontrar tu pasión, debes buscar en aquellas situaciones que a pesar de los años no logras olvidar. He aquí dos de ellas.

Mi otra pasión son los emprendimientos, antes pensaba que eran los negocios, pero son cosas diferentes. Para ser un emprendedor exitoso necesitas encontrar la fórmula perfecta entre hacer un buen negocio y trabajar en tu propio desarrollo personal. Dos grandes áreas que me apasionan y que ocupan gran parte de mi día.

Entonces, si unimos la comunicación y el mundo del emprendimiento ¿qué obtenemos? Sí, una Ximena Greminger que ahora se dedica a conectar y ayudar a la comunidad de emprendedores. No les puedo prometer el éxito en lo que emprendan, pero sí les puedo prometer poner toda la pasión que tenga para que esto funcione como el siguiente capítulo de mi vida.

Así es que hoy sólo necesito un celular con una cámara, conexión a internet y listo! Puedo comunicarme con personas de todo el mundo, a la hora que quiera y cuando quiera. ¡Cómo cambiaron los tiempos y los usos! Ahora voy armada de valor a enfrentarme a esta nueva aventura, intentando ser yo misma, un poco auténtica, un poco tímida.

Este blog que nació como testigo de mi propio proceso de reinvención, va tomando forma y es que los caminos son para caminarlos y en el trayecto se acomodan los cómos, los cuándos y los qué.  Mientras las coordenadas del por qué sean medianamente claras, llegaremos. No se preocupen, llegaremos.

Experimenta y equivócate.

Experimenta y equivócate.

En mi antigua casa tenía una oficina muy grande, era mi lugar favorito en todo el mundo. Cada vez que abría la puerta suspiraba y decía “mmmm olor a felicidad”. Había algo especial en ese lugar que siempre recordaré con cariño y creo que una razón es porque en ese espacio me sentía libre, todas mis paredes estaban llenas de papeles, ideas, sueños “imposibles”, garabatos, todo lo que me inspiraba lo pegaba en las paredes. Volví a ser una niña.

Ahí desarrollé un hábito y desde entonces todos los sábados hago una revisión de las acciones de la semana para descubrir por qué suceden las cosas, inspeccionar y evaluar mi desempeño.

Si quieres hacer lo mismo aquí hay algunas preguntas que te puedes hacer y que son muy útiles:

  1. ¿Qué te propusiste hacer esta semana? ¿Cuáles fueron tus objetivos?
  2. ¿Qué pasó? ¿Cuáles fueron tus resultados?
  3. ¿Por qué pasó lo que pasó? Muchos porqués!
  4. ¿Qué puedes hacer la siguiente vez? ¿lo puedes mejorar?

Cuando entras en este proceso de revisión es natural que sientas que no estás avanzando porque te encuentras ante constantes cambios y ajustes, pero no te preocupes es parte del proceso. Hay una frase que aprendí en el curso 100 Days Challenge de Gary Ryan Blair y me ayuda cada vez que siento que no estoy avanzando. Es así:

“La gente altamente exitosa desafía las suposiciones, ataca las creencias auto-limitantes, estudia qué está funcionando y qué no, experimenta con estrategias y técnicas; y eventualmente averiguan que funciona para ellas, entonces las pueden poner en piloto automático y continuar con sus vidas.”

18814176_10158772577820367_3451796944130079825_n

Esta es la hoja pegada en mi pared para recordar que cada vez que hago un ajuste no es porque me equivoqué, sino porque estoy en un proceso de mejora continua. ¡Estoy experimentando, estoy jugando! Cuando lo ves así, dejas de sentir que fracasas y comienzas a hacer experimentos sin miedo. ¡No hay respuestas incorrectas! Sácate eso de la cabeza. En el colegio nos enseñaron que sólo existe una forma correcta de hacer las cosas y de adultos lo seguimos creyendo. Qué mentira más grande.

Experimenta, equivócate, vuelve a hacerlo y un día tendrás TU respuesta correcta, no la de alguien más.

 

 

 

 

El día que enterré los lunes

El día que enterré los lunes

Todos los días son viernes desde que decidí valorar más la libertad que la seguridad. No tengo todo resuelto, pero disfruto cada paso del proceso porque de eso se trata ser feliz ¿verdad? Qué sentido tiene esperar llegar a una meta para recién comenzar a disfrutar la vida, si cuando lleguemos ahí seguramente nos iniciaremos en la búsqueda de una nueva. Nah la vida es eso que pasa mientras eres feliz, sabiendo que haces lo que viniste a hacer a esta tierra, donde no le vendes tu tiempo a nadie, donde le encuentras sentido a cada decisión que haces aportando a los tuyos y a los otros.

Sólo imagínense una vida en la cual puedas hacer todo lo que desde niño quisiste hacer. Es ese instrumento musical que dejaste cuando un día te dijeron que te morirías de hambre dedicándote a eso. O esas ganas locas de escribir como si estuvieras tocando un piano con las más altas melodías. O esa carrera que nunca pudiste alcanzar porque tus padres querían que fueras alguien más. Son esos sueños que tuviste desde siempre que un día dejaste encerrados en el armario de tus imposibles y que todos los días aparecen en las pequeñas cosas, en las conversaciones que tienes, cuando vez una película que te inspira y te empodera, pero luego llega el lunes y ves la realidad. Nada va a cambiar. ¿Nada va a cambiar? En serio, ¿nada va a cambiar? Si solo te atrevieras a creer, ese nada se transformaría en un gran Todo.

El día que decidí enterrar los lunes, tuve miedo, pero el miedo más deliciosamente empoderador de mi vida porque por primera vez supe que podría. Y pude.

¿Enterramos los lunes?

Foco y Consistencia

Foco y consistencia ximenagreminger.com

Foco es una de las habilidades en las que vengo trabajando desde hace un tiempo. A lo largo de los últimos meses alcancé logros importantes en el tema que han resultado reveladores y útiles, pero claro si lees una frase como “Enfocarte o morir”, entonces no te quedan muchas opciones.

Enfocarme en las cosas importantes ha resultado ser una de las experiencias más liberadoras, aportándome paz y dejándome lejos de una agenda desenfrenada. Pero no fue hasta que descubrí un concepto nuevo (para mí) que se llama “minimalismo” y aunque me gusta más llamarlo “simplicidad” debo decir que es un pequeño tesoro revelado.

El minimalismo no es más que eliminar todo lo que te aleja de lo importante. Lo puedes aplicar en cualquier área de la vida, negocios, hogar, ropa, relaciones, en todo! Puede ser un proceso bastante confrontador porque pocas son las personas que pueden soltar las cosas de manera espontánea y sin quejas. Yo no soy una de ellas. Yo me aferro a algunas cosas, especialmente a las ideas, pero aplicando el minimalismo he logrado ganar mi guerra con la falta de foco. Lo he llevado desde asuntos relacionados con mi hogar, posesiones materiales, mis negocios hasta por lo que tenía en la computadora! Es impresionante la cantidad de basura que cargamos por años y que solo nos quita tiempo.

Si quieres aprender más de minimalismo puedes visitar el blog de Joshua Becker: Becoming Minimalist, el de Courtney Carver: Be more With Less o el de Joshua Fields Millburn & Ryan Nicodemus:  The Minimalists . Todo está en inglés, pero no te preocupes puedes usar el traductor.

¿De que serviría tener foco si no tomas acción? Pues no de mucho, así es que ahora buscaré potenciar la habilidad para ser consistente. Mi estrategia seguirá siendo la misma, todos los días aprender acerca de como mejorar esta habilidad que está directamente relacionada con la ejecución. Los objetivos, foco, buenas intenciones, todo suena bonito, pero al final del día lo único que verdaderamente cuenta es la acción. Manos a la obra!